20 jun. 2017

#TEXTOS2

"Te he visto alejarte con aquella chica, rubia, yo diría que más alta que tu, de ojos grises, y una sonrisa muy Vitaldent. Creo que por un micro segundo he sentido celos, conmigo no te reías tanto, de hecho casi siempre estábamos discutiendo. He cambiado, ya no soy la chica inmadura de la que te quejabas constantemente. Me he sacado el carnet de conducir, he encontrado trabajo en una tienda de ropa. Antes yo era la compradora compulsiva, la obsesa con las tendencias, decía que era tu personal shopper. Ahora utilizo esas habilidades ayudando a gente a sentirse bella con las prendas que se prueba. Me encanta lo que hago, me siento realizada. Tienes razón, trabajar no es tan malo."

Dejo mi libreta encima de la mesa de la cocina, suspiro fuerte, me dirijo a la nevera y cojo una cerveza que me termino en un tiempo récord. La casa está vacía, únicamente Perry, mi perrita francesa es mi única compañía, la quiero demasiado. Él no la quería ,se quejaba constantemente de su felicidad, odiaba que lo lamiese, que agitase su cola, que se acurrucase en su regazo. Yo no decía nada, simplemente echaba a mi perrita a su cama en el pasillo.  

Cojo las llaves de casa y salgo a caminar, necesito despejar mi mente, tengo demasiados sentimientos sin encontrar lugar en mi mente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario